ADM

La Asociación para el Desarrollo Municipal ha tenido presencia en el Departamento de Boaco por casi quince años, habiendo empezado en Camoapa en 1995. Tras una primera etapa de exploración y definición de sus áreas de trabajo con la población de este municipio,

llegó a formular su primer Plan Estratégico a ser ejecutado en el período comprendido entre los años 2000 y 2004, con la finalidad de “contribuir a consolidar un proceso de desarrollo sostenible en el municipio de Camoapa”, y para lo cual se plantearon los objetivos intermedios de mejorar la seguridad alimentaria de las familias marginadas, elevar el ejercicio de la participación ciudadana en el municipio y fortalecer las propias capacidades institucionales de ADM para cumplir con sus planteamientos estratégicos.

El desarrollo local es un proceso amplio, integral e integrador que toma en cuenta tanto a las personas como al ambiente y los recursos disponibles en el municipio, la unidad política administrativa básica de Nicaragua. ADM trabaja para el municipio. Un municipio humano, en el cual las capacidades de hombres y mujeres de todos los grupos y edades les permitan proponer e implementar un modelo de vida digna. Un municipio que parte de la persona, la integra a la familia y nutre a la comunidad para trascender a la nación y aportar al bienestar de la aldea global.

En su esfuerzo por contribuir a un desarrollo local en el que la población ejerza su ciudadanía a través del cumplimiento de sus deberes y el ejercicio de sus derechos, ADM debe considerar las oportunidades y retos que presenta su campo de acción y su modelo de funcionamiento interno.

A lo largo de sus quince años, ADM ha trabajado con aproximadamente cuatrocientos (400) grupos sectoriales (rurales y urbanos) del departamento de Boaco. Esto ha sido posible, en gran medida, gracias al aporte de hombres y mujeres capacitados, que al poner en práctica y validar sus nuevos conocimientos, multiplican, promueven y comparten lo aprendido con su familia, en las comunidades del departamento y hasta fuera de ellas, haciendo una verdadera labor de promoción.

La institución es una entidad conformada por un conjunto de partes, que trabajando de manera ordenada persiguen y alcanzan objetivos que justifican la razón de existencia de la misma. En adición a este concepto, ADM se define como una organización humana que se basa en las buenas relaciones y la armonía de su personal para alcanzar el éxito en cada una de las acciones que emprende y que para ello se mantiene en constante transformación.

La Asociación para el Desarrollo Municipal, visualiza como un reto constante el fortalecimiento institucional a partir del desarrollo de su personal, para alcanzar:

  • Eficiencia operativa, la cual se logra cuando todo el personal sabe qué hacer y cuál es su rol.
  • Dirección objetiva, mediante el conocimiento de hacia dónde se dirigen y qué se obtendrá con ello.
  • Equidad en la gestión, con la cual todas y todos reciben un trato acorde a su rol y a la dignidad y el respeto que merecen todas las personas, sin distinción de ningún tipo/
  • La optimización de los recursos, que conduce a la minimización de cualquier tipo de desperdicio.

ADM está experimentando un proceso significativo de cambio para establecerse a sí misma como una organización autónoma y financieramente sostenible. Deberá definir y ejecutar mecanismos acordes con sus planteamientos jurídicos y estratégicos para darle continuidad a los procesos de empoderamiento, que por su naturaleza requieren largos años para manifestar resultados e impactos concretos y sostenibles; esto, con el afán de disminuir el impacto que generen los cambios de las políticas de financiamiento de los varios donantes que les han acompañado en sus quince años de trabajo.

  • Objetivo estratégico 1: Promover y fortalecer la gobernabilidad local y nacional
  • Objetivo estratégico 2: Promover el establecimiento de las bases del desarrollo económico local sostenible
  • Objetivo estratégico 3: Fortalecer la participación en el desarrollo nacional y regional centroamericano.
  • Objetivo estratégico 4: Fortalecimiento Institucional de ADM

Nuestra Misión

Somos una organización no gubernamental, sin fines de lucro y autónoma en sus decisiones, que trabaja en la creación y el ejercicio de capacidades para contribuir de manera efectiva al desarrollo local sostenible, al fortalecimiento del espacio municipal (autonomía), al fomento de actuaciones municipales con visión departamental; a la consolidación de Nicaragua como nación y a la integración regional de planteamientos y los ciudadanos centroamericanos.

Luchamos por hacer realidad la visión compartida de una Nicaragua en la que todas las personas tenemos y ejercemos derechos integrales (humanos, políticos, sociales, y ambientales, entre otros). Derecho a satisfacer, con altos estándares de calidad, nuestras necesidades básicas de alimentación, educación y salud y a ejercer una participación ciudadana para incidir en el cambio del sistema político y socioeconómico que actualmente rige todos los aspectos de nuestra vida y desarrollo.

Nuestra actuación, mediante el establecimiento de alianzas con otras instituciones, organizaciones y personas, nacionales e internacionales, hace posible y duradero este cambio puesto que contribuye ―con acciones educativas, comunicativas y de incidencia directa― al fortalecimiento de la institucionalidad democrática del país que asegura la libertad y la igualdad.

Es una actuación gradual, que parte de la persona para trascender a la vida pública de la comunidad; una actuación incluyente, que toma en cuenta los potenciales económicos, culturales y sociales de los diferentes grupos sexuales y generacionales, a la vez que promueve la igualdad de oportunidades con “acciones afirmativas”1 dirigidas a la juventud y a las mujeres jefas de hogar; es una actuación ambientalmente responsable, que asegura la conservación y el mejoramiento de los ecosistemas donde nos desarrollamos.

Nuestra Visión

ADM aspira que en un futuro no lejano las personas podamos corregir nuestras propias ineficiencias y utilizar los recursos que disponemos con mayor racionalidad, eficiencia y productividad y con ello disminuir nuestra condición de pobreza y subdesarrollo.

Corregir nuestras ineficiencias mediante el desarrollo de competencias, como conocimientos, aptitudes, habilidades, valores y actitudes, a partir del reconocimiento de la diversidad sexual, generacional y étnica, mediante el aseguramiento de la igualdad de oportunidades para todos y todas y con una alta conciencia para hacer buen uso de los recursos y proteger de la biodiversidad que hemos heredado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ADM